La Autoinmolación no es un Camino válido




La Autoinmolación no es un Camino válido

Demasiadas personas consideran que cualquier método sirve para evadirse del Infierno en que vivimos. Sí, fíjense que hablamos de un infierno donde lo habitual es el lloro y el crujir de dientes; pero el suicidio es un camino cortado que no conduce a ningún sitio más que al regreso a la rueda de las reencarnaciones.

Tengo que reconocer que se requiere unas grandes dosis de valentía para quitarse la vida; pero me da que esa, supuesta, valentía va acompañada de la imprudencia propia de la Ignorancia.

En la Cocina del Destino, dentro de nuestro ígneo Eón, nuestro verdadero Yo planifica todas las condiciones de su futura existencia encarnada, desde las condiciones climáticas del propio planeta donde haya decidido existir hasta la personalidad de los propios padres y el sistema Político de la Sociedad donde nacerá.

El conjunto de la programación es nuestro Destino que solo deberá ser cortado por causas naturales o previamente establecidas en el Guión de la Vida y la autoinmolación o suicidio no está contemplada en nuestro Libro de la Vida.

Si el Yo superior es quien decide que su cuerpo, el androide, ya no le es útil provocará las condiciones necesarias para que el cuerpo comience su natural degeneración o lo situará ante situaciones de peligro que terminará cortando el cordón que lo une a la Vida, como sería en casos de confrontación bélica u otros tipos de accidentes.

A nadie llamamos, que intente inmolarse, cobarde porque eso sería incierto sino bellaco imprudente e ignorante. Hay un dicho que dice que el desconocimiento de la ley no exime del castigo por su incumplimiento y aquí sucede eso mismo aunque no haya un juez togado que nos haga cumplir la pena, sino que será la propia Naturaleza y Madre Gaia quien nos regrese ante la puerta de entrada a la Noria de la Existencia.

No sabemos porqué estamos aquí, nadie lo sabemos, al menos eso creo. Es cierto que podemos intuirlo y dejarlo por escrito mediante reflexiones filosóficas, novelas fantásticas o veladas metáforas metafísicas; pero debemos reconocer que no lo sabemos al cien por cien y cualquier decisión no fundamentada en la lógica y la razón pudiera ser origen de una catástrofe para nosotros y para el conjunto de la humanidad; dado que, cada vez que un Ser Humano se suicida, el conjunto de la Humanidad está condenada a seguir sobre el escenario de este Eterno día de la Marmota una y otra y otra vez.

Por lo tanto, Querida Alma que me lees, si por tu mente pasara la peregrina idea de la autoinmolación te ruego por ti, por mí y por el resto de la humanidad que desistas de tu actitud, dado que no nos traerá nada bueno a nada ni a nadie. Si lo haces por rencor al mundo, a la vida y a la humanidad, decirte que no te faltan motivos; pero que ese hecho no reparará nada en absoluto y te aseguro que no es el camino correcto.

El Camino, Querida Alma que me lees, es no desistir y seguir luchando hasta que las fuerzas nos abandonen. Luchar en el día a día, intentando sufrir lo menos posible; pero no rehuyendo el natural dolor propio de este INFIERNO. Te insto a que te armes con la férrea armadura del Guerrero y salgas a la batalla de la Vida a comerte el Mundo. No dejemos que nuestras emociones se desboquen ni que nuestra razón, por el egoísmo, nos haga injustos. Hagamos que ambos colaboren en la titánica Guerra que hay ahí afuera. ¡Adelante!


Aralba


*


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada